Si bien el insomnio ha sido siempre un problema bastante común, sobre todo en épocas de estrés, cambios de hora o cambios de humor, lo cierto es que nunca había estado tan extendido como ahora. En 2020, antes del estallido de la pandemia de la Covid-19, la Organización Mundial de la Salud aseguraba que un 20% de la población mundial sufría trastornos del sueño. Sin embargo, desde entonces este porcentaje ha ascendido hasta alcanzar el 40%, un récord que, sin duda, no nos gustaría batir.

Tanto el insomnio como otros trastornos del sueño (falta de sincronización del ritmo sueño-vigilia, sueños de contenido angustioso…) pueden llegar a condicionar la vida de manera seria. La falta de sueño no solo hace que el rendimiento del cerebro sea mucho más lento, también afecta a la salud mental, provoca que se tienda a una dieta menos saludable e incluso hace que el sistema inmunitario esté mucho más débil.

¿Cómo afrontar entonces la falta de sueño para que no se convierta en un problema grave? La melatonina es la clave

Las preocupaciones, el estrés, o la exposición prolongada a la luz azul como la de las pantallas de móviles u ordenadores son los principales enemigos de una buena higiene del sueño. Pero, ¿por qué? Pues porque son los responsables de entorpecer la producción de una hormona que juega un papel fundamental en el sueño, la melatonina.

La producción y liberación de melatonina es esencial para provocar el sueño y llevar al cuerpo al estado de descanso que necesita, un descanso fundamental para reforzar el sistema inmunitario, para regular el apetito y para evitar un envejecimiento prematuro. Claro que, en ocasiones una dieta en alimentos que contienen triptófano, el aminoácido a partir del cual se genera la melatonina, y unos hábitos de vida saludables pueden no ser suficientes para regular el sueño. ¿Cuál es la alternativa?

Una ayuda fundamental, ZzzQuil

La mayoría de estos complementos, como los de la gama ZzzQuil Natura de los laboratorios Vicks, son ricos en melatonina, de manera que el individuo consiga entrar en su fase de descanso de forma más rápida. Además, también contienen en su fórmula otros componentes como la vitamina B6 o los extractos de hierbas de efecto relajante como la valeriana, la lavanda o la camomila. De esta manera resulta posible combatir tanto el insomnio como los trastornos del sueño de una forma efectiva, pero, sin generar dependencia ni sentir somnolencia al día siguiente.

Y es que mantener un sueño regulado nos ayuda a recuperarnos y tener mejor salud.

Artículos relacionados