Es habitual que cuando hablamos de farmacias y farmacéuticos pensemos en las que solemos acudir habitualmente en búsqueda de algún producto en concreto, pero nada más lejos de la realidad. El mundo de las farmacias es mucho más amplio y va más allá de las tradicionales.

Se suele decir que hay tantos tipos de farmacias como farmaceúticos en el mundo. Si quieres descubrir cuántos modelos de farmacias hay en España y las características de cada una de ellas estás en el sitio adecuado.

TIPOS DE FARMACIA

Farmacia de la comunidad

También conocida como oficina de farmacia, son las que estamos acostumbrados a ver en las calles. Según las normas, debe haber una oficina de farmacia por cada 2.800 habitantes como mínimo y una distancia entre ellas de 200 metros.

Las funciones de las farmacias de comunidad son varias, aparte de dispensar y almacenar medicamentos y otros productos sanitarios. En ellas se da información sobre el uso racional del medicamento, se realizan seguimientos de los tratamientos farmacológicos, se custodian, controlan y vigilan las prescripciones médicas.

No obstante, hay algunas farmacias de la comunidad que también elaboran fórmulas magistrales y preparados y colaboran en programas de promoción y protección de la salud, educación sanitaria y prevención de enfermedades.

Si bien es el tipo de farmacia más común, dentro de su modalidad podemos encontrarnos establecimientos muy diferentes, en lo que a tamaños y planteamientos en cuanto al negocio se refiere.

Farmacia según su tamaño

Como comentamos previamente, los tamaños de las oficinas de farmacias pueden variar. Por ello podemos encontrar farmacias pequeñas, grandes y medianas.

Pequeñas

No suelen superar los 80 metros cuadrados y tienen varios trabajadores, menos que las farmacias grandes. Cuentan con los productos más habituales y los relacionados con las recetas médicas. Son farmacias de barrio, aunque también podemos encontrarlas en las ciudades más pequeñas, normalmente a pie de calle.

Medianas

Estás no corresponden ni a uno ni a otro grupo. Normalmente las podemos encontrar en ciudades de un tamaño medio, centros comerciales o urbes que son nuevas en las cuales ofrecen un servicio a toda su zona.

Grandes

Suelen tener un espacio de 100 metros cuadrados y contar con varios trabajadores. Disponen de un catálogo amplio de productos distribuidos en varios expositores a lo largo del establecimiento. Su flujo de clientes es prácticamente constante por lo que suelen estar en zonas comerciales o en los puntos de las ciudades más pobladas.

Farmacia de hospital

Este tipo de farmacia suele situarse cerca de un entorno hospitalario donde la administración de medicaciones ocurre en un hospital, una clínica médica o una clínica de reposo. En ella profesionales de la salud y farmacéuticos trabajan conjuntamente para asegurarse de que el régimen de la medicación para cada paciente está optimizado para lograr los mejores resultados.

Algunas de las funciones de las farmacias de hospital son el control de medicamentos especiales; compra, almacenamiento, de distribución y de la receta de medicamentos; participación en ensayos clínicos sobre medicamentos y estudios de investigación y proporcionar información suficiente de los medicamentos a todo el personal del hospital y a los pacientes.

Los farmacéuticos del hospital pueden ser farmacéuticos del hospitalizado o del paciente no internado que requiera de una vigilancia particular. También pueden especializarse en una u otra área de la farmacoterapia.

Farmacia clínica

La farmacia clínica existe en varias fijaciones, incluyendo hospitales, clínicas de reposo y otros centros médicos. El objetivo de este tipo de farmacias es cerciorarse de un uso perfecto de las medicaciones para que los resultados sean positivos con la disposición de la información y la supervisión para el seguro y la eficacia del medicamento.

Pueden predecir interacciones medicamentosas y prevenir muchas reacciones adversas a la medicación. También suministra y obtiene la información adecuada sobre los medicamentos, así como la supervisión de estos cuando se trabaja en un consultorio médico, en un asilo u otros.

Farmacias especializadas

A diferencia de las farmacias generalistas, estas se especializan en una determinada área de la salud, es decir, cuentan con un farmacéutico que está especializado en áreas de la salud, medicamentos o terapias específicas. Por lo tanto, además de los medicamentos básicos más dispensados, pueden ofrecer amplias gamas de artículos dedicados a un área en concreto como productos de nutrición y dietética, de cuidados infantiles, etc.

Las ventajas de las farmacias especializadas es que tienen una diferenciación con respecto a las demás. Normalmente la especialización depende de la zona geográfica, pues si está situada en un barrio nuevo donde hay un número importante de niños pequeños sería interesante aumentar el protagonismo de la zona infantil incorporando nuevos productos y procurando un consejo farmacéutico especializado para ellos.

Parafarmacia

Son los establecimientos que más dudas generan por su similitud con las oficinas de farmacia. No obstante, se diferencian de éstas porque venden todo tipo de productos que no necesiten de una receta médica para ser dispensados, exceptuando aquellos que son expedidos por profesionales específicos con el fin de llevar un control.

Pero hay más diferencias aparte de los productos que venden. Es importante tener en cuenta que en las farmacias también se ofrece atención farmacéutica y se da seguimiento a los pacientes, mientras que las parafarmacias se limitan a la venta de productos para la salud y el bienestar.

Farmacias de pruebas clínicas

Entre otros tipos de farmacia que pueden existir, están las que combinan la venta de medicamentos y además realizan pruebas clínicas, análisis de laboratorios, etc. Cuentan con un espacio adicional donde ofrecen estos servicios. Estas farmacias suelen ser responsabilidad de los farmacéuticos especializados en este tipo de pruebas.

También podemos encontrar en la misma línea, farmacias que cuentan con consultas de profesionales que den, por ejemplo, asesoramiento dietético o cosmético de la mano de especialistas. Este servicio suele ofrecerse en algunas farmacias grandes o medianas.

Como podemos ver hay tantos tipos diferentes de farmacias como pacientes, clientes y necesidades que estos presentan. Farmacias especializadas en el segmento infantil o nutricional, farmacias clínicas e incluso hay otras que tienen características propias diferenciadoras que las convierte en un tipo de farmacia totalmente diferente.

Artículos relacionados