Las gafas de sol son algo más que una cuestión de moda, y es que la protección de los ojos frente a la radiación solar es tan importante como la protección de la piel, sobre todo cuando se trata de los más pequeños de la casa.

Ya se sabe que la prevención es la mejor opción para evitar problemas en el futuro, también en lo que respecta a la vista. Los ojos de los niños son mucho más delicados que los de los adultos, ya que presentan una mayor sensibilidad a los rayos UV del sol.

Además, de la misma manera que ocurre con la piel, el daño que reciben los ojos de la radiación solar es acumulativo, por lo que permitir una exposición al sol prolongada de los peques sin ningún tipo de protección puede derivar en problemas de visión en un futuro como pueden ser cataratas tempranas, queratitis o tumores en el párpado.

¿Cuándo deben empezar a usar gafas de sol?

Lo recomendable es que los niños comiencen a utilizarlas entre los seis meses y el año, cuando los pequeños comienzan a dar los primeros pasos y no están protegidos de forma constante por las capotas de cochecitos y sillas. En los primeros meses de vida se pueden proteger utilizando gorritos con ala un tanto ancha para que proyecten sombra sobre sus ojos.

¿Cómo escoger las gafas de sol perfectas?

Aunque las tendencias siempre son muy tentadoras, cuando se trata de la salud visual de los pequeños lo mejor es optar por algo más práctico. Por ese motivo hay algunas claves esenciales que se deben tener en cuenta a la hora de elegir sus primeras gafas de sol.

  • Su calidad debe estar certificada por la Comunidad Europea con el sello CE.
  • Deben adaptarse adecuadamente a su cara, sin hueco entre la nariz y la montura de la gafa para que no se resbalen.
  • Es necesario que se trate de lentes de cristal o de cristal orgánico con un color que no resulte molesto para el niño.
  • Para que una mayor seguridad se pueden usar gomas elásticas que permiten que las gafas se adapten mucho mejor.

¿Dónde encuentro las gafas de sol para el peque?

Sí, cuidar de la salud visual de los pequeños es muy importante, pero teniendo en cuenta lo rápido que crecen no es necesario que acudas a tu óptica habitual para encontrar las gafas de sol más adecuadas para ellos. Basta con acercarte a tu farmacia más cercana para encontrar gafas que cumplen todos los requisitos para una protección eficiente para que los más pequeños puedan familiarizarse con ella desde la infancia.

Una de las marcas especializadas en prevención y salud visual que puedes encontrar en farmacia es Loring. Esta marca con 25 años de experiencia utiliza en sus gafas de sol filtros UV 400 que impiden la llegada de las radiaciones nocivas sin modificar los colores y los contrastes y protegen de las radiaciones ultravioletas UVA, UVB y UVC.

Y es que, toda precaución es poca cuando se trata de proteger la salud de los más pequeños de la familia.

Artículos relacionados