La pandemia de la Covid-19 nos ha recordado algunas cosas fundamentales que, debido a nuestro día a día ajetreado, habíamos olvidado. Por ejemplo, nos ha animado a hacer ejercicio para cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente. También nos ha hecho replantearnos nuestros hábitos alimenticios. Y con el uso excesivo de pantallas, ya sea de tablets, ordenadores o móviles, nos ha recordado lo poco que cuidamos habitualmente nuestros ojos. Algo que, sin duda, tiene que cambiar cuanto antes.

Puede parecer que con no sufrir ningún tipo de enfermedad ocular o simplemente llevar gafas es suficiente para considerar que se tiene una buena salud visual. Sin embargo, como suele ocurrir en muchos casos, la realidad está muy lejos de lo que sería ideal. La prevención es la clave para una buena salud, y en lo que respecta a los ojos no iba a ser menos. Los ojos son, al fin y al cabo, un órgano muy delicado y se encargan de uno de los sentidos más esenciales.

Recuerda, solo tienes un par de ojos, es mucho mejor cuidarlos con más mimo que lamentarse cuando los problemas sobrevengan.

Ver más allá

Como ya sabes, la prevención es la clave para evitar pasar por alto cualquier tipo de enfermedad ocular y acabar sufriendo alguna más grave. Así que, ¿por qué no empezar a prevenir hoy? Introduciendo nuevos hábitos en tu rutina puedes cuidar mucho mejor de tus ojos para evitar problemas futuros. ¿Quieres conocerlos?

Consejos para una vista más saludable

1. Protégete de la pantalla del ordenador:

La pandemia ha hecho que utilicemos el ordenador mucho más que de costumbre, y eso supone un incremento de la exposición de nuestros ojos a su luz y también un aumento de la fatiga visual. Procura tener el ordenador a unos 50 cm de tus ojos en un ángulo de 90º. También puedes ajustar el brillo de la pantalla para mejorar la experiencia o usar algún filtro.
Además, también puedes optar por gafas con filtro para pantallas azules. La exposición a las pantallas que emiten este tipo de luz puede provocar fatiga visual, alterar tus ritmos circadianos y provocar la degeneración de la mácula del ojo. Por eso contar con unas gafas cuyos cristales tengan filtro para luz azul brinda a tus ojos una protección permanente y, además, puedes encontrarlas en cualquier graduación.

2. Relaja tu vista:

Igual te estás preguntando, ¿cómo lo hago? Muy sencillo, masajea la zona suavemente. Solo tienes que cerrar los ojos y masajear alrededor y sobre los párpados cerrados con leves presiones. También puedes encontrar online algunos ejercicios para la relajación muscular visual.

3. Cuidado con las lentillas:

Cuando llevas mucho tiempo utilizando lentillas corres el riesgo de confiarte y comenzar a desarrollar conductas algo más inadecuadas. Asegúrate de tener tus lentes de contacto en un estuche limpio, con líquido renovado constantemente y con una limpieza diaria. Así evitarás la proliferación de bacterias que puedan dañar tus ojos.

4. Utiliza gafas de sol:

Ya sabes que la exposición prolongada al sol puede ser mala para tu piel, pero también para tus ojos. Utilízalas para practicar deporte, ir en moto o salir a dar una vuelta para protegerlos de la radiación. Eso sí, recuerda siempre hacerlo con gafas de sol homologadas para estar seguro de que estás usando la filtración adecuada.

5. Distancia la televisión:

¿Recuerdas cuando te decían eso de que si veías la tele de cerca te quedarías ciego? No podemos decir que sea algo literal pero lo cierto es que verla de cerca puede ser malo para tu salud visual. Lo mejor es que la tengas a unos dos metros de distancia y que no la veas demasiadas horas al día.

6. Usa gafas al conducir:

Si lo necesitas, claro. Utilizándolas a la hora de conducir podrás evitar sufrir fatiga visual y, con ello, realizar una conducción más segura.

7. Cuidado con la iluminación:

Asegúrate de tener siempre la luz suficiente para llevar a cabo cualquier tarea. De esta manera evitarás la fatiga visual o forzar la vista en exceso.

8. Hidrata tus ojos:

Puede parecerte una tontería, pero parpadear es fundamental para que tus ojos se mantengan bien hidratados, sobre todo si trabajas delante de una pantalla. Puedes utilizar incluso lágrimas artificiales si con parpadear no es suficiente, las encontrarás en cualquier farmacia.

9. Come bien:

Seguro que lo has oído muchas veces, una buena alimentación te proporciona una buena salud. Incluye en tu dieta alimentos ricos en vitamina A, esencial para la vista, como la zanahoria, las nectarinas, la leche o los albaricoques.

10. Consulta a tu farmacéutico:

Si eres de los que está empezando a notar los síntomas de la presbicia siempre puedes recurrir a tu farmacia de confianza para encontrar las gafas adecuadas con las que hacer mucho más fáciles actividades como la lectura o la conducción.

Artículos relacionados