¡Guerra a las caries!

Seguro que alguna vez has oído eso de “Cuida de tus dientes, son para toda la vida”, una afirmación que nos lleva automáticamente a pensar en dentífricos, cepillos de dientes, colutorios y dentistas. Pero, aunque estos son imprescindibles para un buen cuidado de la salud bucodental, también hay otros factores que juegan un papel muy importante en la prevención de una de las afecciones dentales más comunes y molestas, las caries. ¿Sabías que según la Organización Mundial de la Salud son la enfermedad bucodental más común?

Prevención ante todo

Como en la mayoría de enfermedades, la prevención es fundamental, y si esta se inicia desde la infancia mucho mejor. El método preventivo más conocido y utilizado es la higiene bucodental. Lavar los dientes diariamente, usar colutorio y seda dental, acudir periódicamente al dentista… Apuesta por enseñar a los más peques de la casa a cuidar de sus dientes. Cada pequeño gesto es de gran ayuda para que las bacterias encargadas de digerir los restos de alimentos de sus dientes no tengan tanto trabajo deshaciéndose de ellos, evitando así que produzcan los ácidos responsables de dañarlos.

Pero, ¿qué mejor que iniciarse en esta rutina con productos que se adapten perfectamente a las necesidades de los niños? Como nunca es demasiado pronto para empezar, son varias las marcas que han creado líneas especiales para el cuidado dental infantil. Por ejemplo, los más pequeños de la casa pueden comenzar con dentífricos como Oral B Baby Winnie The Pooh de 0 a 2 años o Fluocaril Kids de 0 a 6 años. A medida que crezcan podrán utilizar otros como Fluocaril Junior, apta para niños de 6 a 12 años. Lo que tienen en común todos esos dentífricos es que son ricos en flúor para evitar las caries y proteger el esmalte de los dientes y sus encías.

Sin embargo, eso no es lo único que puedes hacer por la salud de sus dientes. Como ya sabes, una buena alimentación también influye en una buena salud, incluida la bucodental. Evitar comer golosinas, bollería industrial o bebidas azucaradas suelen ser las recomendaciones más comunes para evitar este daño. ¡Pero eh!, no todo va a ser evitar o prohibir. Hay alimentos que los más pequeños de la casa podrán disfrutar a placer y con los que, además, contribuirán a prevenir la aparición de las tan temidas caries.

Cuida de sus dientes con sabor

Puede que debas evitar que los niños tomen alimentos azucarados para proteger sus dientes, pero a cambio cuentas con unos grandes aliados que te ayudarán a hacer que se mantengan sanos y libres de caries sin renunciar al sabor. ¿Te gustaría conocer cuáles son los mejores para incluir en su alimentación?

  • Huevos y legumbres: Ambos alimentos son muy ricos en fósforo, uno de los minerales esenciales para para que la estructura de sus dientes se mantenga en perfecto estado. Una buena tortilla, un plato de garbanzos o lentejas son una buena forma de ayudar a fortalecer sus dientes.
  • Manzana: Es uno de los alimentos tradicionalmente recomendados para prevenir las caries. No solo se trata de un alimento rico en fibra, sino que al morderla ayuda a eliminar las bacterias y la placa. También ayuda a prevenir la gingivitis gracias al efecto del masticado.
  • Kiwi: No tomar alimentos azucarados no quiere decir que no se pueda tomar nada dulce. El kiwi tiene un alto contenido en vitamina C, que ayuda a la producción de colágeno esencial para la buena salud de las encías.
  • Zanahoria: ¿Has intentado que los peques coman zanahorias crudas? Son el alimento perfecto para fortalecer los dientes y encías, además de que ayudan a evitar que las bacterias se adhieran a los dientes y se acumule la placa. También ayuda a que las glándulas salivares se activen para mantener la boca más limpia. ¡Ah! Una cosa más, también tiene flúor para mantener la buena salud del esmalte.
  • Apio: Que la boca segregue saliva adecuadamente es muy importante para que los dientes se mantengan limpios. El apio y su ácido málico ayudan a la producción de saliva, además de prevenir la aparición de manchas en los dientes.
  • Yogures y lácteos: Puede parecer obvio, pero el alto contenido en calcio de estos alimentos es clave para evitar la aparición de las caries. Gracias a este calcio los dientes estarán fuertes y sanos. Además, ¿sabías que los lácteos enteros tienen una gran cantidad de vitamina D que ayuda a la asimilación del calcio? Y lo mejor de todo, si los peques son amantes del queso estás de enhorabuena, porque ayuda a eliminar los ácidos que estropean el esmalte dental.

Como puedes ver, mantener una dentadura sana y limpia no es solo cosa de visitar al dentista. Con una dieta rica en estos elementos los niños podrán mantener sus dientes protegidos de las caries fácilmente y de forma deliciosa.

Artículos relacionados